Los cambios que se esperan en el mundo del cine

El mundo del entretenimiento como lo hemos visto hasta hoy, puede estar a punto de cambiar para siempre. La emergencia mundial del virus llevó al mundo del cine a un cambio acelerado que afronta casi sin herramientas.

Con decisiones sobre la marcha y asociaciones estratégicas más o menos consistentes, lo que resta del año 2020… y sin duda el año entrante, será la prueba de fuego para una manera completa inédita de comprender la industria.

El coronavirus era una amenaza abstracta a distancia

En enero el coronavirus era una amenaza que estaba a miles de kilómetros de Norteamérica y el resto del mundo occidental.

Esa era la percepción de un Hollywood ocupado en un año que traería la reinvención de sus franquicias más exitosas, secuelas y nuevos proyectos de los estudios, además del comienzo de la filmación de varias de las producciones estelares del año entrante.

Después del consolidado record de taquilla del 2019, en el que incluso se rompió el célebre record de la película más taquillera, debido al fenómeno Avengers-Endgame del Universo Cinematográfico de Marvel, las posibilidades de otra recaudación a niveles inimaginables estaban tan cerca y entraban en los cálculos de los principales estudios.

Febrero sería de especial importancia en taquilla, según fuertes indicios

La tercera parte de la franquicia Bad Boys obtuvo considerable éxito fuera y dentro de Estados Unidos, lo mismo que Sonic the Hedgehog de Jeff Fowler, el film basado en un videojuego más rentable de la historia.

Luego, la reinvención del clásico de monstruo de Universal El Hombre invisible de Leigh Whannell y a cargo de Blumhouse se convirtió en un inmediato éxito de crítica y público.

Incluso, Onward de Pixar el que se considera el último estreno antes que la emergencia obligara a la industria a paralizar operaciones, ganó un respetable número en taquilla.

Crisis sanitaria obliga a cierre de cines

Esta medida toma desprevenida a la industria, y a una considerable parte de las empresas relacionadas con el mundo del espectáculo, así como ha ocurrido con el resto de las empresas del mundo, incluso la de seguridad como los servicios del cerrajero.

La pronta consecuencia fue una complicada situación, en la que la mayoría de las decisiones viables para mantener en pie la mayor parte de la meca del cine deben atravesar largos debates y contradicciones.

En este tiempo que va de cierre del circuito de distribución cinematográfica, el futuro sigue siendo muy incierto, no se manejan fechas exactas sobre una posible reapertura general y los pocos tanteos de posibilidad, parece estar sometidos a la doble presión del incremento de víctimas en el suelo norteamericano.

Hollywood volverá a su normalidad

No cabe ninguna duda, que los elementos más importantes del calendario anual de estreno, incluido el esperado verano que asegura la proyección de los blockbuster de temporadas y el otoño, con su agenda de festivales, no se llevaran a cabo.

Esta situación está llevando a estudios y productoras a plantearse un escenario esencialmente virtual y no solo por lo que resta de año, sino también al menos para los próximos 48 meses.